Pieles sensibles
Pieles sensibles y reactivas
21 marzo, 2018
Protección del sol
Que el sol no te queme
14 junio, 2018
Envejecimiento facial

Tratamiento con hilos: a propósito de un curso

separador2

La respuesta fibrótica que generan los hilos ayuda a dar soporte al tejido tratado

El envejecimiento facial es el resultado de varios procesos, por un lado los procesos fisiológicos propios de la edad, por otro lado los agentes externos.

La suma de unos y otros hace que la calidad de piel decrezca, el hueso vaya reabsorbiéndose  y la grasa atrofiándose y deslizando. El resultado; una perdida de volumen y una piel con perdida de elasticidad y fláccida..

En muchos casos el lifting quirúrgico sería el tratamiento de elección a este proceso de caída de tejidos, pero la mayoría de nuestros pacientes no están dispuestos a ello. Es aquí donde entraría la medicina estética para dar respuesta, si es posible, al problema que plantea el paciente.

Los hilos pueden producir respuesta satisfactoria en determinados casos de flaccidez.

El tratamiento con hilos no es una novedad, viene utilizándose desde hace años con mayor o menor acierto, para tensar la piel. Si bien es cierto, que la introducción de suturas reabsorbibles ( hilos ) con espículas o conos bidireccionales que quedan ancladas y reúnen el tejido, es mucho más reciente. Indicados para tratar zonas, no muy pesadas y no muy envejecidas, con el fin de disminuir la flaccidez. La cara, el cuello y el escote son las zonas más demandadas, pero también existen protocolos corporales con resultados satisfactorios.

El tipo de hilo, su número, incluso la punta de la aguja y la técnica empleada, va a depender del diagnóstico y la habilidad del terapeuta. No todos los hilos son iguales, ni tienen la misma indicación, ni provocan el mismo efecto. Los hilos finos de PDO se implantan en mallado en el tejido, de forma superficial con aguja fina. No requieren incisión alguna y no quedan anclados. Su función, una vez insertado, estimula el crecimiento de nuevo colágeno dando un aspecto más saludable a la piel . Los hilos con espículas o con conos requieren una técnica más depurada. Algunos de ellos los insertamos con cánulas de diferente calibre, con una o dos agujas, pudiendo requerir anestesia en el punto de entrada. Tras su inserción los conos o las espículas actúan creando un soporte . La piel es suspendida y la grasa reposicionada.

Los hilos utilizados hoy en día, unos y otros, son suturas reabsorbibles. Esto quiere decir que una vez insertados en la piel , esta los degrada por absorción biológica. Al cabo de 3-6 meses no hay hilo, pero permanece el efecto de regeneración-fibrosois que este ha generado. La duración de este efecto dependerá del tipo de hilo, de la zona, y de las características de cada paciente.

Pero hay una cosa que no debemos olvidar, los hilos no son la solución a todos los problemas que el envejecimiento genera en la piel. Cuando queremos buscar un rejuvenecimiento integral y en tres dimensiones, no siempre el tensado con hilos es suficiente y/o necesario.

La mayor parte de las veces hay que combinar los hilos con otras técnicas médico- estéticas. Los tratamientos combinados son posibles , siempre que la indicación sea la adecuada y se respeten “los tempos”.

1.- Con inductores de Colágeno Físicos , tales como Ultrasonidos focalizados y/o radiofrecuencia. Con inductores de colágeno químicos (Hidroxiapatita cálcida o Policapronolactona). Tanto unos, como otros, potencian el propio efecto estimulador del hilo. Pero es muy importante respetar el tiempo de administración.

2.- Con peeling e IPL.- Cuando existen además, alteraciones pigmentarias o queremos aportar luminosidad a la piel

3.- Con Acido hialurónico.- De elección cuando existe una perdida de volumen, además de la necesidad de reposicionar el tejido.

4.- Con toxina botulínica.- Siempre que queramos tratar arrugas dinámicas.

La combinación de tratamientos, debidamente indicados y respetando” sus tempos”, consigue una mayor satisfacción tanto para el paciente como para el médico.
fb_post
ins_post