Embellecer cejas y pestañas
10 noviembre, 2016
peeling
Peeling: cómo renovar la piel
24 noviembre, 2016

Toques estéticos

separador2

Continuamente escuchamos comentarios y vemos fotografías de personajes famosos con retoques exagerados, que estropean sus facciones, su expresividad, su belleza individual. No nos tenemos que ir a los programas sensacionalistas o las revistas del corazón, todos conocemos personas de nuestro entorno que llevadas por el miedo al paso de los años, se someten, en ocasiones, a técnicas y tratamientos sin control, que ponen en evidencian la falta de naturalidad  y mesura que debe caracterizar el trabajo bien hecho por un profesional cualificado. Ambos casos, lejos de ser aplaudidos o de crear tendencia estética, producen en el observador un cierto rechazo.

Pero lo cierto y verdad es, que la Medicina Estética tiene un lado mucho más amable, una cara que no se publicita. Es la cara amigable del retoque bien hecho y por su orden, porque también existen rostros de celebridades, de amigas y conocidas que nos sorprenden. Sorprende su aspecto saludable, la luminosidad y firmeza de sus facciones y no todo se debe a una genética diez o un estilo de vida mas que saludable. En la mayoría de los casos existe,“ ese pequeño toque” escondido entre el médico y su paciente.

Un toque que no debe  transformar ni modificar, sino conseguir  mantener y matizar la armonía y la naturalidad personales . Todos somos conocedores que para armonizar un rostro partimos de la base que somos seres diferenciados . Por eso las técnicas y los recursos aunque sean los mismos, van a sufrir la variabilidad individual y están sujetos a “ las manos “ y la visión estética de quien lo realice y como consecuencia los resultados pueden ser muy variables.

Siempre hay tiempo de poner, quitar es más difícil

Los buenos profesionales medico estéticos conocen a la perfección la anatomía facial, los pros y contras de las sustancias empleadas en cada tratamiento, las dosis precisas y la técnica a seguir. Con su experiencia, buen hacer, y una buena relación médico-paciente, se consigue orientar sobre qué es lo mejor para cada uno sin alterar nuestro YO personal. Sabedores de que es necesario mantener detalles, toques personales que demuestran una vida vivida, y que cada arruga y cada signo de edad nos cuentan una historia que nos define y nos hace únicos.

No queremos eliminar el paso de los años, tan sólo hacer que parezca que pasan más lentamente.

fb_post
ins_post