Os deseamos
30 diciembre, 2016
Luz pulsada
Luz pulsada I: La luz que borra la oscuridad
16 enero, 2017
toxina botulínica

toxina botulínica


Aspectos básicos sobre la toxina botulínica

separador2

Las arrugas dinámicas aparecen en el rostro por la contracción mantenida en el tiempo de un músculo o grupo muscular. La toxina botulínica tipo A es una proteína altamente purificada que se utiliza en Medicina Estética con el fin de relajar los músculos o grupos musculares faciales cuya actividad ha aumentado, lo que produce la aparición de arrugas de expresión.

Así pues, una vez inyectada la toxina botulínica, comúnmente conocida como Bótox, ayuda a relajar los músculos tratados y así suavizar las arrugas existentes y prevenir la aparición de otras nuevas

Tratamiento con toxina botulínica

El tratamiento, que se realiza en una única sesión, consiste en infiltrar una pequeña dosis de toxina mediante finísimas agujas en los músculos del tercio superior de la cara, a saber, la región periocular (alrededor de los ojos), la frente y la zona glabelar (ceño).

El efecto se puede percibir a los 5-10 días tras su aplicación, en ocasiones antes. Normalmente, el especialista revisa al paciente a los 15 días para comprobar que el efecto ha sido completo, correcto y simétrico. El resultado es un aspecto más relajado que puede durar entre tres y seis meses, según las condiciones y estilo de vida de cada paciente.

El tratamiento con toxina botulínica tipo A ha significado una revolución en la Medicina Estética, ya que es seguro, eficaz y muy bien tolerado, siendo el tratamiento mas demandado en nuestras consultas. Es un procedimiento que precisa manos expertas y conocimiento de la técnica precisa y la anatomía facial

Contraindicaciones de la toxina botulínica

 Cabe tener en cuenta que hay algunos casos en los que el tratamiento con toxina botulínica no está indicado:

  • Infección general o de la piel en la zona a tratar
  • Alergia al huevo
  • Alteraciones neuromusculares
  • Embarazo o periodo de lactancia
fb_post
ins_post