Carboxiterapia

La carboxiterapia es un procedimiento médico, no quirúrgico, que consiste en microinyecciones localizadas de dióxido de carbono medicinal que se administra por vía subcutánea o intradérmica a través de agujas muy finas.

El CO2 inyectado se distribuye de forma rápida y extensa, provocando una gran vasodilatación a nivel microcirculatorio, de modo que aumenta el flujo sanguíneo en el tejido tratado.

Aumenta la cantidad de oxigeno de los tejidos mejorando la elasticidad cutánea y rejuveneciendo la dermis y la epidermis.

Ésta técnica se utiliza para el tratamiento de la celulitis. Por un lado el gas administrado produce la rotura de la membrana de las células grasas (lipoclasia), reduciendo así los acúmulos grasos, por otro lado produce una mejora de la microcirculación y como consecuencia, un aumento de la oxigenación de los tejidos tratados.

Puede utilizarse como tratamiento único o como coadyuvante de otros tratamientos, tales como la mesoterapia, la radiofrecuencia o la LPG en el tratamiento de la patología del tejido adiposo.

Contraindicaciones:

  • Pacientes aquejados de insuficiencia cardiaca o pulmonar.
  • Pacientes hipertensos.
  • Pacientes con enfermedad restrictiva pulmonar.
  • Insuficiencia hepática o renal moderada.
  • Pacientes embarazadas o en periodo de lactancia.

La Dra. Determinará el mejor tratamiento en su caso.